El humo y nuestras mascotas

El humo de segunda mano es el que queda en el aire y puede ser respirado por la mascota, mientras que el humo de tercera mano son los residuos que quedan en el ambiente y que pueden quedar en la ropa, muebles, alfombras.

Las mascotas pasan mucho tiempo cerca del piso que es donde los residuos del humo de tabaco se concentran, entonces además de respirarlos queda en su pelaje y pueden ingerirlo al lamerse.

Estas mascotas tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer.