Trucos para evitar el miedo al agua

  • Juega con él. Antes de introducirle en la bañera o en lugar donde vas a bañarle, dedica un momento al juego y haz que el baño sea una continuación de éste.
  • Palabras amables. Mientras estés bañando a tu mascota, háblale con suavidad, sin enfadarte si quiere escaparse. Demuéstrale tranquilidad para que se vaya calmando poco a poco.
  • Evita resbalones. Si vas a bañarle en la bañera, evita que se resbale poniendo una toalla o un antideslizante bajo sus patas. Los resbalones producen mucha inseguridad a tu mascota y podría acabar desarrollando una fobia al baño.
  • Utiliza productos de feromonas. Si ves que está muy nervioso, puedes utilizar sprays o difusores que desprenden las mismas feromonas –pero de forma sintética- que las que segrega la hembra cuando ha parido a sus cachorros. Estas sustancias les ayuda a calmarse.
  • Prémiales. Una vez terminado el baño, dale un premio. El refuerzo positivo es la mejor manera de que nuestro peludo comprenda que ha hecho algo bien y quiera repetirlo la próxima vez.
  • Sécales con cuidado. Si vas a utilizar el secador, procura no enfocar directamente a la cara. Muchos perros se asustan con el ruido y el chorro de aire caliente. Pon el secador a distancia y acaríciale mientras le secas.